¡GRACIAS!

A quienes cada día le ponen el cuerpo a los sueños en cada centro y en cada barrio. Que el Maestro que eligió ser hermano los bendiga y sostenga.