El Beato Óscar Romero, Arzobispo de San Salvador, fue asesinado mientras celebraba la Eucaristía el 24 de marzo de 1980; el próximo domingo, 14 de octubre será canonizado.

Como arzobispo, habló claramente de que debemos ir más allá del mero asistencialismo; hay que fomentar la promoción humana y también trabajar por que se formulen políticas adecuadas y se logre incidir en las grandes decisiones que afectan a los pobres. La gente valoró su gran espíritu de pobreza, la sencillez de vida y su profunda solidaridad.

El quería cristianos coherentes, con gran sentido social; “Prefiero equivocarme por dar una ayuda a quien no lo necesita, que, por estar dudando, negársela a quien sí lo necesita” , respondía monseñor Romero ante los reproches de su comunidad parroquial por dar dinero a gente pobre que fácilmente lo iba a emplear para emborrachase.

Estamos muy felices y nos unimos a los hermanos de El Salvador, a los católicos de todo el mundo y a las personas que luchan por la justicia social en todas partes, para celebrar a Óscar Romero cuando se convierta en santo este domingo.

Share