Fue el lema elegido por las comunidades diocesanas que trabajan en espacios destinados a jóvenes que viven en contextos de vulnerabilidad social, para realizar diversas actividades durante el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas.

Compartimos imágenes de ese día, desarrolladas por la Casa del Joven San Francisco de Asís -perteneciente a la parroquia Santa María del Camino (Bajo Boulogne)-, entre las que incluyeron la celebración de la misa en el Centro misional Santa Ana.

Casabierta a la Vida de Benavidez – un Centro perteneciente a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen (Benavidez)-, se sumó a la consigna propuesta para ese día y decidió salir a las calle, espacio de contención de los chicos del barrio. Los operadores barriales propiciaron la reflexión sobre la problemática del consumo y como uno de los objetivos a cumplir, fijaron la intención de desarrollar intervenciones en algún espacio público del barrio, el día 26 de cada mes.

Asimismo incluimos imágenes de las acciones organizadas por el equipo diocesano de La Cava que trabaja sobre la problemática desde la Casa Azul, ubicada en ese barrio; también aquellas desarrolladas por Casa de los Jóvenes Virgen del Carmen del barrio “La Loma” de Olivos, donde reciben cada semana 180 jóvenes que concurren a realizar diversas actividades y por la Red de Consumo problemático, recientemente inaugurada en el partido de San Fernando y que está integrada además por organismos de los Gobiernos nacional, provincial y municipal.

“Tenemos que hacer foco en la recuperación de nuestros jóvenes, insertándonos en los barrios para acompañar, para ofrecer nuevos horizontes”, nos decía monseñor Ojea, durante la Colecta Anual de Cáritas del año pasado; las acciones desarrolladas desde los distintos espacios diocesanos en los que se trabaja sobre la problemática de las adicciones, no hacen más que reafirmar el rumbo propuesto por nuestro Obispo diocesano.

Share