Compartimos el Manifiesto elaborado por l@s jóvenes que participaron del campamento organizado por la Red de trabajo con Adolescentes y Jóvenes de Cáritas Diócesis de San Isidro.

 

Después de haber reflexionado a lo largo del día de ayer acerca del tema “Equidad entre varones y mujeres, vínculos violentos” l@s jóvenes aquí reunid@s decimos:

Creemos…

Creemos que la violencia es un acto de cobardía y que tod@s podemos ayudar en esta problemática hablando, trasmitiendo la situación e insistiendo en que todo es posible para cambiar la realidad.

Creemos en la igualdad entre el hombre y la mujer y en los derechos de ambos. Debemos poder elegir y hacerlos valer.

Creemos que la violencia no afecta sólo a la víctima sino también a tod@s los que la rodean.

Creemos que l@s niñ@s que ven violencia en sus familias también sufren, sienten pánico, impotencia y se acostumbran y aprenden la violencia como un modo de vida.

Creemos en la privacidad de cada uno y el respeto mutuo. Los varones no son dueños de las mujeres ni las mujeres dueñas de los varones.

 

Denunciamos…

Denunciamos la violencia en todas sus formas (golpes, palabras, gestos, miradas) y la rechazamos como método utilizado para resolver cualquier situación.

Denunciamos que muchas veces se espera a que pase lo peor para poner atención a la víctima.

Denunciamos que la policía y la gente que ejerce la Justicia hacen las cosas mal: llegando tarde, sacando provecho de las situaciones difíciles y no condenando a los responsables.

 

Pedimos…

Pedimos más justicia, que las denuncias no sean ignoradas, que no queden sólo en papeles.

Pedimos que escuchen nuestras opiniones, que nos dejen ayudar y más colaboración de otr@s jóvenes.

Pedimos que las mujeres, los hombres, l@s niñ@s no callen lo que les pasa.

Pedimos que las mujeres sean tratad@s y respetadas como se debe y no como objeto.

 

Proponemos…

Proponemos nuestra ayuda, voluntad, ideas y propuestas para alentar a quien lo necesite a que puede cambiar las cosas, hacerle abrir los ojos para que pueda darse cuenta de la realidad en la que está.

Proponemos llevar lo que vivimos en este encuentro a nuestros lugares y a otr@s; no sólo contándolo sino también llevándoles la oportunidad de que puedan vivirlo.

Proponemos invitar a las personas involucradas en situaciones de violencia a ser parte de un taller, de algo que les haga bien, dándoles consejos; para tomar conciencia de lo que están viviendo y mejorar su convivencia.

Aportes en plenario:

A veces la palabra víctima encasilla haciéndonos creer que esa situación no se puede cambiar. Sin embargo la persona que sufre violencia puede empoderarse y salir de esa situación.

 

Septiembre, 2017

Share